Si no hubiera conflictos no habría películas, ni toros, ni periodismo, ni política, ni lucha libre, ni nada. La vida sería muy aburrida. En cuanto alguien diga SÍ, hay que contestar NO. Debe hacerse todo a contrapelo y contra la corriente y si algún insensato propone alguna solución que allane las dificultades, se precisa aplastarlo, cueste lo que cueste, porque la civilización misma correría peligro.

José Clemente Orozco, Autobiografía (via delaimaginacion)